Uncategorized

Croacia: el europeo humilde!

A Croacia quería ir desde que llegué a Europa, pero bueno por una cosa u otra nunca había podido ir, hasta hoy! Y si bien estar viajando me hace feliz, cuando conozco nuevos lugares exploto de felicidad!

Zagreb – Croacia

Llegamos desde Venecia directo a Zagreb ya que teníamos un voluntariado aprobado en un hostel para llegar en los primeros días de Septiembre (les recuerdo que si quieren leer cómo es el tema de los voluntariados, pueden leer la nota que armé en la sección “Cómo costear un viaje”). Y así como llegamos, nuestra anfitriona nos recibió con un licor de Croacia! Parece que todo empezaba de la mejor manera!

Encima al otro día de que llegamos esta mujer nos explicó todo ya que al otro día se iba de vacaciones, por lo que nos dejaría solos la primer semana! Y si bien era un hostel, con todo esto de la pandemia, no estaba abierto al público sino que lo alquilaba como residencia para estudiantes (quienes la mayoría estaban de vacaciones) y lo alquilaba a unos obreros que trabajaban en la ciudad por semana, por lo que nosotros debíamos mantener limpias las habitaciones de los obreros y las áreas comunes. Un trabajo que más de 2hs por la mañana no nos llevaba! Y encima el hostel era hermosísimo.

Por lo que con tan poco trabajo que hacíamos por la mañana nos quedaba todo el día libre para hacer lo que quisiéramos. Y a diferencia de muchos blogs de viajes que he leído donde dicen que para ir a Zagreb sólo alcanzan 2 o 3 días, a nosotros nos pareció una ciudad hermosa! Claramente está que una cosa es ir unos días de vacaciones y otra es saber que uno estará un mes en una ciudad sin mucho que hacer.

Zagreb nos pareció como les dije una ciudad muy linda, con sus partes más atractivas y otras no tanto, pero en la que todo funciona de maravillas. Quizás nos benefició el tema de la pandemia ya que no se veían turistas caminando por el centro, pero sentimos que es una ciudad súper tranquila y silenciosa. Por eso yo la catalogué como “la humilde de Europa”, porque si bien no es lo típicamente prolija que pueden ser otras ciudades como en Alemania, Francia, Polonia… es lo suficientemente prolija para que las cosas funcionen a la perfección y a la misma vez haya lugares no tan “pulcros” pero “correctos”.

Una ciudad que para quienes nos gustan los espacios verdes, alucinamos con todos los que hay en Zagreb! Eso si que no deben dejar de visitar si están en la ciudad: el Parque Maksimir y el Parque Bundek. Además tiene detalles como el puente de Jimi Hendrix en donde de noche cada vez que pasa un tren se ilumina con luces de colores que van cambiando a medida que el tren va pasando, hermoso!

Y si les gusta el fútbol, los croatas se miran todos los partidos!  No sé si porque si son apasionados o porque hay miles de casas de apuestas! Pero lo que si sabemos es que viviendo en el barrio de donde es el Dinamo de Zagreb, hay pintadas del equipo por todos lados! Incluso en barrios que no corresponden a donde está el estadio! Así que yo estaba en mi salsa!!!

Y por supuesto que como en la mayoría de los sitios ha donde he ido, el centro histórico es muy bonito! Además que se ven artistas callejeros, lo que para mí hace mucho más lindos los lugares!

En cuanto a los croatas nos parecieron personas súper agradables! Hemos tenido la suerte de que nuestra anfitriona es una señora bellísima, que siempre nos hizo sentir como en casa, dándonos mucha atención, libertad y amor! Así como se fue de vacaciones dos veces en el mes que estuvimos, cuando estuvo con nosotros nos enseñó a cocinar típicas comidas croatas, nos llevó a conocer un pueblo cerca de Zagreb súper lindo, Samobor e hizo una reunión con sus amigos para que cocináramos empanadas argentinas!! Y no sólo que se las hicimos conocer ya que ninguno de ellos las habían probado antes, sino que nos agasajaron con vino, cerveza, licores de Croacia, y nos regalaron unos chocolates de la fábrica más importante de la ciudad! Además que como ellos son un grupo de amigos que hacen senderismo, nos invitaron a que fuéramos con dos de ellos a caminar en una montaña cerca de la ciudad. Así que el domingo próximo a la reunión nos levantamos a las 6 de la mañana nos encontramos en el centro para arrancar la excursión a las 7hs! Y no éramos sólo nosotros sino que lo organizaba el club al que ellos pertenecían por lo que éramos como 80 personas caminando todos juntos! Una experiencia hermosísima que duró 5hs y que no terminó ahí! Cuando finalizamos, llegó otro de los amigos de nuestra anfitriona (ella estaba de vacaciones por eso no había venido) y nos llevó a almorzar y a conocer otros lugares característicos de la ciudad! Un día increíble, de esos que nos encanta a todos los viajeros porque son en donde uno conoce el lugar con lugareños y sitios que si vas por tu cuenta seguramente no conozcas!

Así que luego de pasar un mes, nos fuimos apenados pero en el momento justo (a veces quedarse de más no es bueno!) a Zadar, que también nos esperaban en un hostel para ayudarlos en las tareas diarias.

En Zadar (una de las ciudades costeras de Croacia) todo fue mucho más relajado. Nuestros anfitriones eran una pareja muy “chill” a lo que se le sumaba que no había huéspedes en el hostel. Así que de los 15 días que estuvimos, hemos ayudado en muy pocas tareas.

La ciudad me pareció muy linda toda la parte del centro histórico donde además hicieron el “órgano de mar” que es algo bellísimo y el reloj solar, construidos ambos por el mismo arquitecto bajo el objetivo de embellecer la ciudad, y sí que lo ha logrado! Porque en donde se encuentran es el lugar para ver los atardeceres más lindos! Y si bien uno puede estar de acuerdo o disentir, Zadar es conocido justamente por esto, hasta lo ha dicho Alfred Hitchcock: Zadar tiene la puesta de sol más bella del mundo, más bella que la de Cayo Hueso, en Florida, aplaudida todas las noches.

En mi experiencia, me quedo con Zagreb. Pero porque creo que me di cuenta que las ciudades que son para ir en verano a veces se aprecian más estando en verano! Nosotros justo llegamos a Zadar cuando comenzó el frío por lo que en el mar no nos podíamos meter ya que estaba fresco! Y no sé si era por la época mezclado con la pandemia que había muchas cosas cerradas en el centro, lo que a veces a los lugares tan chicos no los hace tan lindos.

Ojo! La ciudad es preciosa! De hecho tiene una costa increíble en donde uno puede recorrer casi toda la ciudad a la orilla del mar (no es playa, ya que hay mucho puerto), y el mar que tienen es hermoso! Pero bueno, como les dije, muchas veces el “me gusta” o el “no me gusta” depende de lo que uno vive en el lugar.

“La verdadera generosidad para el futuro consiste en entregarlo todo al presente.” – Albert Camus

QUÉ ME LLEVO DE CROACIA

De este país me llevo ganas de volver por sobre todas las cosas ya que nos quedaron muchas cosas por visitar (muchas veces cuando uno viaja con un presupuesto acotado tiene que ser lo suficientemente maduro para entender que no se puede visitar todos los lugares a donde se quieren ir!).

Me llevo el saber que uno puede no ser perfecto para ser adecuado. Y acá vuelvo a repetir lo que dije antes: seguramente Croacia no sea el país perfecto de Europa pero desde ya es uno de los países al que creo que todos debemos ir para aprender como no siendo el primero se puede ser primero igual! Creo que todas las personas que conozco, y que he leído dicen lo mismo de este país: que es increíble! Es un país que por lo que vimos las cosas se hacen bien, y eso se siente en las personas que viven allí. De hecho, nuestra anfitriona que había estado en diferentes países viviendo inclusive 4 años en Australia, nos decía que ella seguía eligiendo Croacia para vivir porque es justamente un país tranquilo que le da la posibilidad a sus ciudadanos de vivir bien.

Me llevo el haber conocido personas súper agradables que nos abrieron sus casas y sus brazos sabiendo que no tenían mucho para darnos, sino más que nada el ayudarnos a nosotros. Por lo que me llevo este abrazo que nos dieron los croatas en medio de esta pandemia.

Me llevo amabilidad, risas y cariño.

Por supuesto que volveré a este país ni bien pueda a seguir recorriéndolo y por qué no, volver a los lugares en los que ya estuve!

Y ahora??? Cómo seguimos??? A esta altura les cuento que ya se acercaba mi cumpleaños, y con la fortuna de poder elegir dónde pasarlo! Teníamos dos opciones: quedarnos en Croacia aunque las opciones de voluntariados se estaban acotando por la época en la que estábamos (fin de octubre) o irnos a otro lado, y ese otro lado por las noticias que estábamos viendo era irnos acercándonos a Andorra ya que volveríamos en la temporada de invierno. Por lo que luego de mandar solicitud a varios lugares de Francia, nos aceptó una familia en Espagnac. Dónde queda mucho no sabíamos! Así que para acercarnos allí, decidí que el 23 de Octubre lo pasaríamos en Lyon, Francia! Para al otro día viajar a nuestro próximo y amado voluntariado!

“Las fronteras de la vida son sólo creaciones del yo.” – Del libro “El Monje que vendió si Ferrari”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *